Noticias

Manzanares deja su sello en Zaragoza

Manzanares deja su sello en Zaragoza

13 Octubre 2009

Zaragoza. 6ª de Feria. Casi Lleno. Toros de Valdefresno y Fraile Mazas (2º y 3º), Salvador Domecq (1º bis, 4º, 5º y 6º), desiguales de presentación. y de buen juego. El Juli, saludos y silencio. El Fandi, saludos tras aviso y oreja tras aviso y petición de la segunda. José María Manzanares, saludos tras petición y oreja con fuerte petición de la segunda y aviso. Video de la 5ª de feria - Canal +


FICHA DEL FESTEJO

TOROS:

Dos toros de Valdefresno, segundo y tercero, bien presentados pero faltos de raza y sin clase; y cuatro de Salvador Domecq, el primero como sobrero, también bien armados e igualmente en el límite de la raza y de las fuerzas, destacando el sexto por su buen son.

ESPADAS:

Julián López "El Juli": estocada y descabello (ovación); y estocada (silencio).

David Fandila "El Fandi": tres pinchazos y estocada (ovación tras aviso); y estocada caída (oreja y petición de la segunda).

José María Manzanares: pinchazo y estocada tendida (gran ovación tras ruidosa petición); y media estocada (aviso y oreja con fuerte petición de la segunda).

INCIDENCIAS:

En cuadrillas, Curro Javier saludó en el sexto tras dos buenos pares. El diestro José María Manzanares cuajó una gran actuación con un toreo de ensueño que le valió una oreja, que pudieron ser más con una mayor condescendencia del palco, y "El Fandi" paseó otra, pero por una faena más de su estilo, de menos peso, hoy en Zaragoza (noreste de España).La plaza se llenó en tarde espléndida, con la capota, por fin, descubierta.

Video resumen del festejo - CANAL +

CRÓNICA DEL FESTEJO

Ensueño de Manzanares: oreja que sabe a poco. Y Fandi pasea otra, a su estilo

Manzanares toreó de maravilla. Como muy pocos en contadas ocasiones. Como él acostumbra, puesto que Manzanares es precisamente uno de esos pocos privilegiados toreros de clase, con el toreo en la cabeza y en el corazón.

Extraordinario Manzanares en sus dos toros, aunque en el sexto todavía voló a una altura inimaginable. Toreo de tanta ensoñación, que para describirlo habría que echar mano de lo poético. El temple, el ritmo, la armonía en cada movimiento. No se puede torear más despacio y con más gusto. Acompasados toro y torero en un suave movimiento, verdadero deleite.

Para llegar ahí lo primero era conocer muy bien las posibilidades del toro, que a la postre andaba flojo de remos. Manzanares lo afianzó a media altura y en la distancia justa, los "toques" precisos y oportunos. Y el temple. El gran y exquisito temple de Manzanares, arma infalible también para empujar a los toros hacia adelante.

Terminó humillando el de Salvador Domecq, ya sin caerse, mientras Manzanares se recreaba en la interpretación de un toreo poco común.

¡Qué despacio y qué bonito! El toro sólo veía muleta, y la seguía, fundiéndose en la misma y única pieza de donde surgía una especie de éxtasis colectivo. La plaza ensimismada, cautiva de tan misterioso toreo.

Todo el mundo de acuerdo. Nunca se fusionaron tan extraordinariamente bien la pasión y la felicidad. La plaza, no haría falta explicar, lo vivió todo de una manera especial.

¿Pero que pasó, entonces, para que el presidente le diera sólo una oreja? Ahí está la gran duda de la tarde. ¿Acaso estaba capacitado el usía para comprender, valorar y asimilar una cosa así? Con ese talante no se puede subir al palco. Le dio una oreja a Manzanares. Sólo una. Allá él (el presidente), pobrecito.

La tarde tuvo otros momentos notables, uno de ellos a cargo del mismo Manzanares en su toro anterior. Sin embargo, ni punto de comparación. Hubo toreo lento y de gran estética por el lado derecho, pero sin redondez.

En un cite al natural, al ponerse el torero en el camino del toro, descolocado, casi le lleva por delante. Faena intermitente aunque con cosas muy buenas.

Y "El Fandi" y sus portentosas facultades en banderillas, en los dos de su lote. La plaza se vino abajo en los seis pares que puso, por la facilidad y la contundencia al clavar, encontrando toro en todos los terrenos y atacando indistintamente por los dos pitones, además de la variedad, lo mismo de poder a poder, que de dentro a fuera, que "al violín" o "la moviola". No hay quien le iguale.

Pero con la muleta fue otro cantar. Su primero tenía media arrancada y echaba la cara arriba. Sin "romper" el toro, no hubo faena. El quinto, también rebrincadito, "se dejó" más. El trasteo resultó deslavazado.

Le dieron una oreja al "Fandi" en el quinto contra la voluntad del presidente, se notaba, aunque si se atreve a denegarla le pegan fuego a la plaza en el sentido literal de la frase. Por eso no se entiende que después equiparara una faena con otra.

"El Juli" no tuvo su tarde, con toros y ánimo jugando en su contra.

EFE



 






Ăšltimas Noticias

Luis David Adame logra un trofeo y Roca Rey lo pierde con la espada
La entrega de Román, premiada con una oreja en Bogotá
"El Juli" sale a hombros en "mano a mano" ante Sergio Flores en Tlaxcala
Simón Casas y Ramón Valencia llegan a un acuerdo con José María Manzanares
El pliego de la plaza de El Puerto se debate en el pleno del 25 de enero
La Temporada taurina regresa a Bogotá con "El Juli", Bolívar, Ponce y Castella
El Festival Benéfico de Motril se da a conocer en FITUR
Enrique Ponce apoya en Bilbao la iniciativa para el monumento a Iván Fandiño
Tomás Campuzano y Rafael Cremades llenaron y gustaron en el Mano a Mano de Cajasol
La Escuela taurina Rafael Ortega en el Ateneo de Cádiz
Presentado el Festival Taurino de Vera
Los taurinos de Cádiz con los necesitados en Navidad
Ruiz Miguel se luce en La Peña El Albero de Conil
Ponce y El Juli triunfan a lo grande en Manizales
La Bravura del toro a examen en la Peña Museo “José Luís Galloso”



Subir