Noticias

Oreja para Ferrera en Zaragoza ante un buen toro de Bañuelos

Oreja para Ferrera en Zaragoza ante un buen toro de Bañuelos

15 Octubre 2009

Zaragoza. 8ª de Feria. Un tercio de plaza. Toros de Antonio Bañuelos, muy bien presentados y serios por delante y un sobrero (3º tris) de Antonio Palla, correctos de presencia. Al segundo se pido la vuelta al ruedo. José Luis Moreno, silencio tras aviso y saludos. Antonio Ferrera, oreja y saludos tras aviso. Diego Urdiales, silencio y silencio tras aviso. Video de la 8ª de feria - Canal +


FICHA DEL FESTEJO

TOROS:

Cinco toros de Antonio Bañuelos, sustitutos de los anunciados de Alcurrucén, rechazados éstos en el primer reconocimiento veterinario, grandes y astifinos, con notables desigualdades en todo, del terciado primero al mastodóntico quinto, y entre la bravura del segundo y la mansedumbre del cuarto. El tercero fue un sobrero de Antonio Palla, sustituto de otro sobrero también devuelto de la misma ganadería, manso y huido

ESPADAS:

José Luis Moreno: estocada caída y atravesada, y un pinchazo (silencio tras aviso); y estocada (ovación).

Antonio Ferrera: buena estocada (oreja); y dos pinchazos y estocada (gran ovación tras aviso).

Diego Urdiales: pinchazo hondo (silencio); y pinchazo, bajonazo y descabello (silencio tras aviso).


INCIDENCIAS:

Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del torero y periodista Juan Posada, fallecido hoy en Madrid. Ferrera brindó su primer toro al cielo.
La plaza tuvo algo más de media entrada en tarde de viento y frío, y de agradable temperatura dentro del recinto con la capota descubierta.

Video resumen del festejo - Canal +
 

CRÓNICA DEL FESTEJO

Ferrera, en su mejor versión, corta una oreja de peso

Emocionante minuto de silencio en los prolegómenos para recordar la figura de un torero de suma pureza, y exigente crítico sin perder el sentido de la justicia, el maestro Juan Posada. Su ejemplo en el ruedo y su doctrina en la profesión periodística son ya imborrables.

Recuerdos también va a dejar la corrida de hoy en Zaragoza, pero serán otro tipo de añoranzas. Pues resulta que la ganadería de Antonio Bañuelos -predilecta de los toreros de primera fila por el tipo de toro recortadito y noble que suele echar en plazas y ferias "de segunda" con cierto postín- todavía guardaba en el campo una corrida mastodóntica.

Habría que preguntarle al ganadero dónde los pensaba lidiar, y para qué figuras, o acaso los tenía reservados para las calles de uno de esos pueblos del Levante con afición al toro grande y de pitones cuanto más desarrollados y astifinos mejor.

Porque los toritos de esta ocasión eran lo más propio para el "Bou al Carrer", el "Bou Ensogat", el "Bou del Foc" o el "Bou" de cualquier otra variedad callejera (no haría falta traducir del valenciano bou=toro, carrer=de las calles, ensogat=ensogado, foc=fuego, por la extraordinaria similitud con el castellano).

El caso es que los tres espadas pasaron un quinario con "los bous" de Bañuelos.

Moreno con un lote imposible. Bronco y paradójicamente soso el primero. Faena lo que se dice sin pena ni gloria, aunque todavía hubo algún muletazo suelto estimable, de muy buen corte sobre todo los remates de pecho.

El cuarto, manso redomado, haciéndose fuerte en tablas, sin embargo, llevó también su ración de pases en la querencia, gracias a la voluntad y los arrestos del rubio torero cordobés.

Ferrera, con el lote menos malo, cumplió una actuación muy sincera. Especialmente vibrante en banderillas, tanto en los preparativos como en la ejecución y salidas de las suertes, con quiebros y requiebros, carreras y saltos, y teniendo en cuenta que clavó siempre en la cara y ajustado.

Su primera faena fue rápida, conforme a las exigencias del toro, que se movía como una exhalación. Pero no hubo prisas aunque parezca paradójico. Incluso a la velocidad que llevaba el toro se puede hablar de temple. Fue un toreo vistoso, alegre, limpio y sin enganchones. Muy de verdad.

A todo esto, la estocada, de premio. Parece mentira, citar en corto dejándose llegar esas dos guadañas para hacer "la cruz" como explican las tauromaquias. Insólita la salida del torero, una vez resuelta la reunión con absoluta limpieza. La muerte fue espectacular. Y la oreja de ley.

Con el quinto estuvo por un momento Ferrera en el umbral de la Puerta Grande. Otra faena en ese estilo de querer mucho, rapidito pero dejando poso, lo que se dice "llegando" mucho al tendido. Si mete la espada a la primera, hubiera cortado la otra oreja para asegurarse la salida a hombros.

El mérito de Urdiales con dos toros infames fue también no arrugarse. Al mansísismo sobrero tris de Palla le persiguió por toda la plaza. Y en el sexto, rebrincado y descompuesto, todavía tuvo agallas el riojano para templarse y querer acompasar tan brutas embestidas. Poco bueno y sólo por la derecha, por el único pitón que medio se dejó engañar.

EFE



 






Últimas Noticias

Luis David Adame logra un trofeo y Roca Rey lo pierde con la espada
La entrega de Román, premiada con una oreja en Bogotá
"El Juli" sale a hombros en "mano a mano" ante Sergio Flores en Tlaxcala
Simón Casas y Ramón Valencia llegan a un acuerdo con José María Manzanares
El pliego de la plaza de El Puerto se debate en el pleno del 25 de enero
La Temporada taurina regresa a Bogotá con "El Juli", Bolívar, Ponce y Castella
El Festival Benéfico de Motril se da a conocer en FITUR
Enrique Ponce apoya en Bilbao la iniciativa para el monumento a Iván Fandiño
Tomás Campuzano y Rafael Cremades llenaron y gustaron en el Mano a Mano de Cajasol
La Escuela taurina Rafael Ortega en el Ateneo de Cádiz
Presentado el Festival Taurino de Vera
Los taurinos de Cádiz con los necesitados en Navidad
Ruiz Miguel se luce en La Peña El Albero de Conil
Ponce y El Juli triunfan a lo grande en Manizales
La Bravura del toro a examen en la Peña Museo “José Luís Galloso”



Subir