Noticias

Puerta grande para la calidad y la inteligencia lidiadora de Diego Urdiales

Diego Urdiales

Puerta grande para la calidad y la inteligencia lidiadora de Diego Urdiales

24 Agosto 2016

Bilbao. Seis toros de Alcurrucén (el 5º como sustituto de un titular devuelto por inválido), muy desiguales de presentación, con varios ejemplares de aparatosa presencia pero fuera de tipo y de feas hechuras. Salvo el segundo, noble y con un punto mayor de casta, que fue premiado generosamente con la vuelta al ruedo, compusieron una mansada de pésimo juego, sin entrega ni celo e incluso con peligro. Quinto festejo de abono de las Corridas Generales, con tres cuartos de entrada en los tendidos en tarde de viento racheado

Morante de la Puebla, de verde botella y oro: tres pinchazos y pinchazo hondo (silencio); pinchazo y dos pinchazos hondos caídos (bronca).
Diego Urdiales, de tabaco y oro: estocada (dos orejas); pinchazo, media estocada tendida atravesada y tres descabellos (ovación). Salió a hombros de la plaza.
Ginés Marín, que sustituía a Roca Rey, de purísima y oro: pinchazo hondo y estocada perpendicular (ovación); pinchazo y descabello (vuelta al ruedo).

Entre las cuadrillas, destacó a gran nivel la efectiva y trabajada brega de José Antonio Carretero con los toros de Morante.

 



El diestro Diego Urdiales salió a hoy hombros de la plaza de Vista Alegre tras cuajar una faena marcada por la calidad de su toreo y su inteligencia lidiadora, que le valió las dos orejas del único toro con opciones del manso encierro de Alcurrucén jugado en la quinta de las Corridas Generales de Bilbao.

TOREAR A FAVOR DEL TORO

Sólo hubo un toro que se pudo calificar como bravo entre la pésima mansada que hoy soltó a la arena de Vista Alegre la divisa de Alcurrucén. Y fue precisamente "Atrevido", el de pelaje más espectacular y raro de ver en estos tiempos de negrura generalizada: berrendo en colorado, alunarado y caribello.

Cantado desde días antes entre los aficionados precisamente por su singularidad cromática, el toro salió en segundo lugar y tuvo la fortuna de que le correspondiera ser lidiado por Diego Urdiales, que lo lidió con tanta inteligencia como para que fuera premiado con una vuelta al ruedo en el arrastre que, en puridad, no llegó a merecer.

La clave del éxito de torero y toro fue que el riojano le hizo siempre todo a favor de esta vedete bovina, para que aflorara así su mejor virtud, la de una embestida noble, encastada y emotiva, y que quedaran en segundo plano sus también ciertos defectos, especialmente el de la falta de un punto de entrega que restó un mayor recorrido sus arrancadas.

Después de que el berrendo manseara discretamente en el caballo, Urdiales comenzó a amasarle en una faena paciente, dándole celo y confianza para, una vez fijado en la pelea, dejarle la tela en la cara al final de cada pase, sin dejarle pararse ni dudar en el cite.

Le ligó así con maestría tres series con la derecha de creciente intensidad y rematadas con largos pases de pecho. Y, con el toro ya sin inercia, midiéndole los tiempos con precisión, aún hubo otras dos series más de naturales con los vuelos de la muleta a ras de arena, que estuvieron envueltas en la luminosa simplicidad del toreo más clásico.

Saboreó la plaza, donde Urdiales es ya torero predilecto, cada uno de los naturales, deletreados con un regusto añejo que se sublimó en los tres últimos, con el torero ofreciendo el corazón a la embestida con tanta sinceridad como en la lenta estocada por el mismo hoyo de las agujas.

Y, como también pasó con Urdiales el pasado año, el presidente sacó al tiempo, sin esperar a la segura petición, los dos pañuelos blancos para el doble trofeo, antes que el azul de la vuelta al ruedo para el berrendo.

Esos fueron los únicos diez minutos de claridad entre la oscura mansedumbre de la corrida de Alcurrucén, con la que se estrelló, entre pitos y abucheos, un desmoralizado Morante de la Puebla, que sorteó dos imposibles mansos de carreta con los que antes bregó poderosamente, cómo no, su peón José Antonio Carretero.

Urdiales no pudo sacar tampoco brillo de un sobrero negado a la embestida y el joven Ginés Marín se libró varias veces de las aviesas intenciones de un tercero de soterrado peligro.

Pero aún hubo un destello de luz cuando el joven extremeño, que sustituía a su coetáneo Roca Rey, se puso a darlo todo con un sexto vacío y de cortísimas arrancadas, para al menos volver a dejar en claro un valor más que prometedor

Paco Aguado - EFE



 






Ăšltimas Noticias

La asociación andaluza de escuelas taurinas “Pedro Romero” celebró su asamblea anual en osuna el 9 de diciembre
El Ateneo de Cádiz recuerda a Rafael Ortega
Lama de Góngora, triunfador en el mano a mano de Calvillo
Oreja de poco peso a Sergio Flores en la Plaza México
El Puerto celebrá un debate coloquio sobre la temporada 2017
Guillermo Hermoso de Mendoza corta tres orejas en Cholula
Gran triunfo de Andy Cartagena, cuatro orejas y un rabo en Teziutlánn
El Constitucional suspende la ley balear que prohíbe matar a los toros en las corridas tras el recurso del Gobierno
El novillero Manuel Ponce cierra temporada con una fiesta campera benéfica
Ponce corta dos orejas a un toro de regalo en la Monumental de México
Roca Rey sale a hombros y gana el Escapulario de Oro en la última de Acho
Navidades Taurinas-Solidarias en la Asamblea Taurina de Cádiz
Triple puerta grande en la Plaza Belmonte al finalizar la corrida goyesca
El Fandi dice que "la mejor feria de América era Quito"
El novillero Álvaro Garcia premiado en Sanse



Subir