Noticias

Esfuerzos vanos de la terna ante una vacía novillada de Joselito en Madrid

Rafa Serna

Esfuerzos vanos de la terna ante una vacía novillada de Joselito en Madrid

29 Septiembre 2016

Madrid. Tres novillos de El Tajo, dos de La Reina (1º y 4º) y uno de Ave María (5º), lidiado como sobrero tras devolverse el 2º, de El Tajo. Conjunto muy desigual de hechuras, volumen y defensas, pero parejo -incluido el sobrero- en su falta de raza y de fondo, con un juego muy deslucido. Primer festejo de la feria de Otoño de Madrid, con dos tercios de entrada en los tendidos.

Manolo Vanegas, de corinto y oro: estocada atravesada (silencio); pinchazo y estocada (ovación).
Pablo Aguado, de verde musgo y oro: estocada trasera desprendida (ovación tras aviso); estocada trasera (ovación tras aviso).
Rafael Serna, de pizarra y oro: pinchazo y estocada desprendida (ovación); metisaca bajo, dos pinchazos y dos descabellos (silencio).

Aguado fue atendido en la enfermería de una traumatismo facial con hematoma en la región malar izquierda y un puntazo en la cara posterior de la parrilla costal derecho, pendiente de estudio radiológico y de pronóstico reservado.

Entre las cuadrillas, Ángel Gómez saludó tras banderillear al segundo.

 



El pobre juego de una novillada sin apenas fondo de raza de los hierros de El Tajo y La Reina, propiedad ambos del matador de toros Joselito, hizo que resultaran vanos todos los esfuerzos de la terna de aspirantes que abrió hoy la Feria de Otoño de Madrid.

FIRMEZA SIN ECO

De nada les sirvió a los novilleros punteros que actuaron hoy en Las Ventas poner todo de su parte, más allá de sus aciertos o errores, con unos utreros de tan escaso, por no decir nulo, fondo de raza como los que salieron hoy al ruedo madrileño.

Dentro del muy desigual conjunto que compusieron en cuanto hechuras y remate, los cinco novillos de Joselito agotaban su movilidad y sus ganas de acometer apenas salían del primer puyazo, hasta llegar parados o sin apenas recorrido de embestida al último tercio.

Dentro de esa tónica general, hubo alguno con más opciones que la media, como el segundo, con poco celo pero noble y manejable, y un cuarto que "se dejó" por el pitón derecho, haciendo de su lidia los dos únicos de interés del festejo.

Con el segundo de la tarde, el sevillano Pablo Aguado dejó ver de nuevo su clásico concepto del toreo, aunque su faena tuvo mejores intenciones que resultados.

No duró mucho el brío del animal, pero fue, paradójicamente, al final del trasteo cuando más y mejor se acopló Aguado, de forma especial en una tanda muy acompasada con la mano derecha y en unos ayudados por alto de mucho sabor.

Intentó el sevillano resolver la tarde con el fino sobrero de Ave María, yéndose a la misma boca de riego para recibirlo allí con una larga cambiada de rodillas, que resultó muy apurada por lo cerca del pecho que le pasaron las astas del utrero.

Como Aguado insistió en su actitud, el animal se le vino encima en el siguiente embroque hasta prenderle y, ya inerte sobre la arena, darle una auténtica paliza de la que salió solo con contusiones y un puntazo.

Pudo así continuar en el ruedo, pero no tuvo posibilidad de lucimiento en la faena muleta, en tanto que también el novillo de remiendo acabó por venirse abajo, reservón y a la defensiva.

El otro novillo medianamente aprovechable fue el cuarto, aunque sólo por el lado derecho. El venezolano Manolo Vanegas, líder del escalafón de novilleros de esta temporada, lo recibió con dos faroles de rodillas y lo toreó con la misma ambición que mostró a lo largo de toda la tarde.

Esas ganas de triunfo del suramericano se reflejaron, tanto con el soso primero de su lote como con éste cuarto, en una férrea firmeza, en una sólida voluntad para pasarse cerca y sin aspavientos unas embestidas deslucidas.

Cometió, si acaso, el error de "atacar" de más a este último, de quedarse siempre tan cerca de los pitones que no siempre el toreo surgió con fluidez. Pero, con todo, siempre es de agradecer que los novilleros "pequen" más por exceso de ganas que por defecto.

Por su parte, al también sevillano Rafael Serna, que volvía a Madrid tras la muy grave cornada sufrida en este mismo ruedo el pasado mes de junio, le correspondieron dos novillos afligidos con los que se alargó infructuosamente hasta que desde el tendido le apremiaron a poner el punto final a un discurso sin eco.

Paco Aguado - EFE



 






Últimas Noticias

Los "victorinos" no se sumaron en Madrid al homenaje a su ganadero
Festejos previstos para el fin de semana
La Asamblea taurina de Cádiz programar su II Ciclo de conferencias taurinas! marzo
Victor Janeiro clase masgistral en Algar (Cádiz)
Pérez Mota a hombros en el cierre de la feria del Sol de Mérida (Ven)
Infumable corrida de San Martín en Autlán (Méx)
Oreja por coleta en Ciudad Rodrigo
Juan José Padilla corta dos orejas en su despedida en Ambato
Presentada la Corrida de Toros Mixta de Palma del Río (Córdoba)
Ramón Valencia: "Aquí hay materia prima para hablar de una gran feria"
Presentados los carteles de la Feria de Abril y el Abono 2018 de Sevilla
El Fandi" triunfa en Ambato durante su primera corrida de 2018
Macías corta dos oreja y se indulta un toro al rejoneador español Cartagena
Joselito Adame sale a hombros tras cortar cuatro orejas en Guadalajara
Con cabeza y sentimiento, Castella se va por la puerta grande en Bogotá



Subir