Noticias

Oreja generosa para López Simón y exhibición de Ponce, con casi todo a favor

Oreja generosa para López Simón y exhibición de Ponce, con casi todo a favor

11 Octubre 2016

Zaragoza. Seis toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados y de buenas y armónicas hechuras en su mayoría. Tres de ellos destacaron por su buen juego: segundo, tercero y especialmente el cuarto, "Fabricante" de nombre y premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre. El resto, de escasas raza y fuerzas. Cuarto festejo de abono de la feria del Pilar de Zaragoza, con el aforo de la plaza casi lleno. 

Enrique Ponce, de tabaco y oro: estocada caída y dos descabellos (silencio); tres pinchazos y estocada trasera (vuelta al ruedo tras aviso).
Cayetano, de salmón y azabache: dos pinchazos y estocada tendida atravesada (ovación); dos pinchazos, estocada delantera y dosdescabellos (silencio).
López Simón, de fucsia y oro: estocada tendida (oreja); estocada chalequera, pinchazo y media estocada trasera desprendida (silencio tras aviso).

Entre las cuadrillas, Joselito Rus y Alberto Zayas saludaron tras cuajar un soberbio tercio de banderillas con el segundo, al que picó muy bien Luis Miguel Leiro.
 



La aclamada faena, mal rematada con la espada, que Enrique Ponce le hizo a un toro premiado con la vuelta al ruedo, y la generosa y solitaria oreja concedida a López Simón fueron las notas destacadas de la corrida de hoy en Zaragoza, celebrada con la plaza llena de un público entusiasta y entregado de antemano.

LA ALEGRÍA DE LA VÍSPERA

La ovación con que fueron recibidos los alguacilillos nada más aparecer en el ruedo avisó, ya antes de que saliera el toro, de las ganas de fiesta con que, como todas las vísperas del día del Pilar, llegó hoy a la plaza el público que por primera vez llenó la plaza en esta feria zaragozana.

La del 11 de octubre suele ser siempre una corrida triunfal, más que nada porque, se anuncie quien se anuncie en el cartel, los asistentes a los tendidos suelen mostrar con una amplia generosidad su afán de divertirse a toda costa antes del día grande de las fiestas.

Y la corrida de hoy, en cuanto a ambiente, no fue una excepción, aunque el resultado estadístico del festejo no acabara de reflejarlo en orejas cortadas. Y eso que, además, hubo tres toros de buen juego de Juan Pedro Domecq que propiciaron el éxito de los toreros.

El mejor fue el cuarto, un animal con volumen que, a pesar de que se dolió de salida de los cuartos traseros, acabó yendo a más en su nobleza y su profundidad gracias a la habilidosa técnica de Enrique Ponce, llegando incluso a ser premiado con la vuelta al ruedo póstuma.

En cambio, el veterano diestro valenciano se quedó sin trofeos contables porque falló únicamente a la hora de la verdad, cuando pinchó hasta en tres ocasiones a un astado con el que había logrado entusiasmar al agradecido público pilarista.

La faena de muleta de Ponce fue toda una exhibición de su ya dilatada tauromaquia y apoyada siempre en su elaborada puesta en escena, aspecto que domina tanto o más que el propio toreo.

Fue así, centrando siempre las miradas del público en todo cuanto hizo con tan bravo toro, como el torero de Chiva estructuró una faena, en principio, poco exigente con las embestidas, pero que ganó en composición y gusto, así como en variedad, confiado por completo en la nobleza de su enemigo.

A lo largo del extenso trasteo de Ponce, que había quedado inédito con su inválido primero, hubo lugar tanto para el toreo clásico, aunque menos profundo de lo que permitía el toro, como para los golpes de efecto y el adorno vistoso, antes de que se dejara en la punta de la espada un triunfo sonoro.

Fue así como la que paseó López Simón del tercero fue la única oreja concedida en toda la tarde y, además, con una excesiva generosidad, porque, más animoso que templado, el madrileño no llegó a exprimir ni a abarcar por completo las entregadas embestidas de otro de los toros destacados de Domecq.

En cambio, al sexto, un hondo toro castaño, sí que lo embarcó y lo templó Simón con más criterio y autoridad, sólo que el animal comenzó a desentenderse y a violentarse mediada una faena que ya intentó levantar sin éxito.

También Cayetano levantó clamores en su vuelta a Zaragoza después de muchas temporadas, y las buscó ya desde que recibió a su primer toro con una gallarda larga a portagayola y unos lances tan decididos como embarullados.

Fue este un astado de bravo temperamento con el que el torero de dinastía puso toda la carne en el asador, aunque con desiguales resultados, pues tuvo tantos momentos lucidos como inoportunos desaciertos técnicos, más allá de que un público que valoró sobre todo su entrega le jaleara igual unos que otros.

Como a Ponce, los fallos con la espada le impidieron a Cayetano "tocar pelo" con el toro bueno de su lote, ya que el desrazado quinto se fue desfondado tras un simbólico tercio de varas hasta afligirse por completo

Paco Aguado . EFE




 






Últimas Noticias

Perera emula a Sánchez Mejías en la evocación de la Generación del 27
Enrique Ponce dona a la Fundación Aladina el Premio Nacional de Tauromaquia
La asociación andaluza de escuelas taurinas “Pedro Romero” celebró su asamblea anual en osuna el 9 de diciembre
El Ateneo de Cádiz recuerda a Rafael Ortega
Lama de Góngora, triunfador en el mano a mano de Calvillo
Oreja de poco peso a Sergio Flores en la Plaza México
El Puerto celebrá un debate coloquio sobre la temporada 2017
Guillermo Hermoso de Mendoza corta tres orejas en Cholula
Gran triunfo de Andy Cartagena, cuatro orejas y un rabo en Teziutlánn
El Constitucional suspende la ley balear que prohíbe matar a los toros en las corridas tras el recurso del Gobierno
El novillero Manuel Ponce cierra temporada con una fiesta campera benéfica
Ponce corta dos orejas a un toro de regalo en la Monumental de México
Roca Rey sale a hombros y gana el Escapulario de Oro en la última de Acho
Navidades Taurinas-Solidarias en la Asamblea Taurina de Cádiz
Triple puerta grande en la Plaza Belmonte al finalizar la corrida goyesca



Subir