Noticias

El Juli: dimensión de figurón y puerta grande de ley en Santander

El Juli: dimensión de figurón y puerta grande de ley en Santander

27 Julio 2017

Santander. Cuatro toros de Garcigrande y dos de Domingo Hernández (4º y 6º), de modesta presencia. Noble el primero; también bonancible y colaborador el segundo, que soltó algo la cara en los remates; sin clase el tercero; brusco e imposible un cuarto que acabó entregado en la muleta de El Juli; colaborador el buen quinto; muy áspero el sexto. Quinta de abono de la Feria de Santiago. Se rozó el lleno en los tendidos en tarde calurosa.



Julián López "El Juli": pinchazo, y estocada ligeramente trasera y tendida con derrame (oreja tras aviso); y pinchazo hondo y descabello (oreja) Salió a hombros por la puerta grande.

Miguel Ángel Perera: estocada ligeramente trasera y descabello (ovación tras petición); y bajonazo y descabello (oreja).

Andrés Roca Rey: pinchazo y bajonazo (silencio); y estocada caída con derrame (silencio).

En cuadrillas, Javier Ambel saludó tras banderillear al quinto.

El diestro Julián López "El Juli" exhibió hoy en Santander su talante de figura para cortar dos orejas y salir a hombros, en lo que fue la Puerta Grande de más quilates de lo que va de feria.

MARISCAL DE CAMPO DEL TOREO

Se encapotó el cielo sobre un Cuatro Caminos que registró la mejor entrada de la Feria. Casi lleno. El Juli saludó al colorado primero, cómodo de cara y de lomos rectos, con un sedoso mazo de delantales de su personal cuño. Un puyacito trasero y basta, que el indicador de fuerzas marcaba que estaba en la reserva.

Juli empezó llevándolo en línea, que no era cuestión de obligarlo al inicio, de apostarlo todo en la primera mano. Ya en la segunda serie a derechas empezó a arrebujarse con él y a traérselo a la cadera. Por naturales empezó a afligirse el toro, pero en una serie con sus pausas el mágico temple del madrileño edificó el milagro de tres naturales y el de pecho ligados, de cartel.

La siguiente de naturales fue de uno en uno, encajado el cuerpo y asentados los talones, muy despacio. Volvió a derechas para, desde el cite en la periferia, cuajar la ronda más engastada. La plaza crepitó con un circular que desembocó en cambio de mano. Lo pinchó y cobró la primera oreja del festejo.

Modestamente armado y algo chico fue el segundo, sobre todo en comparación con el espigado Perera, que se hartó de torearlo con el capote, quite por saltilleras incluido tras el trámite de varas conformado por un picotazo.

Tras la verticalidad del inicio muletero con los pases cambiados por la espalda en los medios, llegó el necesario retorcerse para llevarlo muy largo en una diestra irreprochable. Dos desarmes al natural interrumpieron la tendencia alcista que llevaba aquello.

Cuando volvió a la derecha ya el toro salía del muletazo mirando a los tendidos y desentendido. Lo mató de un espadazo hasta la bola que tardó en matar por trasero.

Acorde al tono oscuro de ruedo y cielo apareció por chiqueros el tercero, chorreado en verdugo, que cerraba los pitones romos. Iba y venía pero sin clase, sobre todo cuando intentó Roca Rey gobernar la revolucionada embestida con la mano izquierda.

El matador peruano se afanó en su intento de ajustar ritmos para remontar la sensación inicial de que aquello estaba algo deslavazado. Hubo series generosas en cantidad de muletazos y de calidades sólo medianas. Lo pinchó además y luego se le fue la mano a los bajos.

Se le planteó a Juli el problema de hacer frente a las desabridas y bruscas embestidas del cuarto. Un imposible. Se rebrincaba a trallazos. Tuvo el arrojo de echarle la tela adelante y tragarle muchísimo al natural. Tanto que casi lo ensarta en el pase de pecho.

Metafóricamente, se montó encima de él. Manos muy contadas en la historia del toreo serían capaces de llevar para adelante esa acometida asilvestrada y montaraz sin apenas un sólo tropiezo en la muleta.

Los molinetes de rodillas para terminar de calentar la puchera santanderina. El Juli estuvo en genio, mariscal de campo de la tauromaquia. Un pinchazo hondo en la suerte natural y un descabello rubricaron la oreja y una merecida puerta grande. La de más quilates de la Feria.

Nada que ver el toro siguiente, que duró muchísimo en las manos de un Perera que estructuró su quehacer en dos fases: La de darle distancia y la de meterse entre los pitones. Más meritoria aquella, de muletazos muy profundos, sin acabar de templarlo por entero. Se le fue la mano a los sótanos con la espada.

El último llevaba la cara por las nubes y la empleó para lanzar ganchos a la muleta de Roca Rey, que no pudo imponerse.

EFE - Juan Antonio Sandoval
 



 






Últimas Noticias

Expectación ante la vuelta de los toros a San Javier
Tres corridas para la Santamaria de Bogotá en 2019
Andy Cartagena sigue arrasando ¡cuatro orejas y dos rabos! en Ixtlahuaca (Méx)
La Plaza México regala su cariño y una oreja a Juan José Padilla en su adiós
Profesionales del toro peregrinan al Rocio
El futuro taurino de la plaza de Medellín sigue pendiente de un hilo
Juan José Padilla se despide hoy de la Ciudad de México
La equiparación salarial de los 'terceros', a debate en la Asamblea General de UNPBE
Octavio Chacón: "El desafió ganadero fue el trampolin que marco mi temporada"
El debut de los toros gaditanos de “La Palmosilla”, novedad de los Sanfermines 2019.
El Puerto traslada sus actividades taurinas a la plaza de toros de Sanlucar de Barrameda
Roca Rey sale por la puerta grande en la Plaza México
Los taurinos jerezanos celebran su anual Fiesta de Convivencia
Perera homenajeado en Paris
El Cid, protagonista en la 'Tertulia Manolo Vázquez' del Aero e Sevilla



Subir