Noticias

Tres grandes toros de Alcurrucén y una oreja devaluada para Curro Díaz

Tres grandes toros de Alcurrucén y una oreja devaluada para Curro Díaz

21 Agosto 2017

Bilbao. Seis toros de Alcurrucén, de pareja y modélica presentación, por conjuntar la seriedad de su trapío y la armonía de sus hechuras. Tres de ellos (2º, 4º y 5º) dieron un juego notable en el último tercio, pero no así el resto, bien por falta de raza, de fuerzas o de entrega. Tercer festejo de abono de las Corridas Generales, con algo menos de media entrada en los tendidos (unas 7.000 personas), en tarde de bochorno. 
 



Curro Díaz, de azul turquesa y oro: tres pinchazos y estocada (silencio tras aviso); pinchazo en el costillar y estocada baja delantera (oreja).

Joselito Adame, de carmín y oro: pinchazo y bajonazo (silencio); metisaca en los bajos y estocada baja trasera (ovación).

Juan del Álamo, de corinto y oro: media estocada (vuelta al ruedo tras leve petición de oreja); pinchazo y media estocada caída (silencio).

Entre las cuadrillas, destacaron Óscar Bernal, picando al segundo; Óscar Castellanos, en la brega del cuarto; y Miguel Martín y Fernando Sánchez, banderilleando al quinto, por lo que saludaron.

La banda de música interpretó el "Agur Jaunak" en memoria de Iván Fandiño antes de que arrancara el paseíllo, que se hizo a los sones del pasodoble dedicado al desaparecido torero vasco.

La ganadería de Alcurrucén lidió hoy en Bilbao, en el tercer festejo de las Corridas Generales, tres ejemplares de notable juego que fueron desaprovechados por el diestro mexicano Joselito Adame y el linarense Curro Díaz, aunque este cortara finalmente una oreja de muy escaso peso específico. 
 

COMO MÍNINO, SINCERIDAD

 

Cuando un toro embiste con la nobleza, la calidad y el recorrido con que lo hicieron tres de los que la divisa de Alcurrucén soltó hoy en Bilbao, lo mínimo que cabe exigirle al torero que se le ponga delante es una actitud sincera y de recíproca entrega a la del animal.
 

Y eso fue precisamente lo que no mostraron con ellos ni el mexicano Joselito Adame, con los dos de su lote, ni el linarense Curro Díaz con el buen cuarto, por mucho que la presidencia le concediera a éste, a petición mayoritaria del generoso público, una oreja de muy escaso valor.
 

La faena premiada del torero de Linares estuvo plagada de enganchones a las telas, en tanto que, pese a su estética apariencia formal, la estructura técnica del traseo contó con constantes desajustes y desacoples de pulso y temple ante las buenas embestidas del animal.
 

Buenas y fáciles, pues a su nobleza y entrega el de Alcurrucén añadió, para el torero, la comodidad de una embestida tan larga como abierta, muy en paralelo a su figura, que no justificó la constante colocación de Díaz tan al hilo de las arrancadas.

Y para demeritar definitivamente ese barato trofeo, aún llegaría el "colofón" de un pinchazo en el costillar y una estocada muy baja. Tampoco antes había estado muy acertado Curro Díaz, que ocupaba hoy el lugar destinado en principio en los carteles para el llorado Iván Fandiño, aunque aquí tuvo la excusa de encontrarse con un toro soso y descastado.

Pero con quien la suerte se volcó a paladas fue con Joselito Adame, a quien le correspondieron dos toros para triunfar sonoramente en una plaza como la de Bilbao, pero que él, muy discretamente, desaprovechó por completo, al poner únicamente sobre el tapete la muy escasa apuesta de su sobrado oficio, envuelto de reposo y de maestría... lejos de los pitones.

Su primero ya dejó ver claramente la calidad de su ralentizada y humillada embestida con el capote, pero Adame fue tapando esas virtudes, ocultándola a los ojos del público, en una faena conservadora y ventajista, "escondido" constantemente en la pala del pitón de un toro al que sólo hizo pasar en medios pases despegados sin apurar esa latente y enclasada bravura.

A este le mató el mexicano de una estocada tan defectuosa como la que le valió para acabar con el quinto, al que hizo un preciosista quite por saltilleras y abrió faena de muleta con unos estatuarios que fueron los pases ajustados en un trabajo similar al anterior, pero esta vez con un añadido de excesiva brusquedad de muñecas a la hora de citar y de desplazar.
 

Muchas menos opciones ofreció el lote de Juan del Álamo, un tercero noble pero de medidas fuerzas y empuje y un sexto que se defendió con secos cabezazos. El salmantino fue asentándose y asentando paulatinamente a aquel, en un trabajo a mejor, e hizo un largo esfuerzo con éste, poniendo en el poco brillante empeño toda la sinceridad que les faltó a sus compañeros. 

EFE - Paco Aguado

 



 






Últimas Noticias

Lama de Góngora, triunfador en el mano a mano de Calvillo
Oreja de poco peso a Sergio Flores en la Plaza México
El Puerto celebrá un debate coloquio sobre la temporada 2017
Guillermo Hermoso de Mendoza corta tres orejas en Cholula
Gran triunfo de Andy Cartagena, cuatro orejas y un rabo en Teziutlánn
El Constitucional suspende la ley balear que prohíbe matar a los toros en las corridas tras el recurso del Gobierno
El novillero Manuel Ponce cierra temporada con una fiesta campera benéfica
Ponce corta dos orejas a un toro de regalo en la Monumental de México
Roca Rey sale a hombros y gana el Escapulario de Oro en la última de Acho
Navidades Taurinas-Solidarias en la Asamblea Taurina de Cádiz
Triple puerta grande en la Plaza Belmonte al finalizar la corrida goyesca
El Fandi dice que "la mejor feria de América era Quito"
El novillero Álvaro Garcia premiado en Sanse
Vistalegre presenta la corrida de invierno
Morante de la Puebla firma el contrato de su vuelta a Sevilla



Subir