Noticias

Rotundidad de Joselito Adame y toreo caro de Fortes, a hombros en Illescas

Rotundidad de Joselito Adame y toreo caro de Fortes, a hombros en Illescas

01 Septiembre 2017

Illlescas (Toledo) Toros de Valdefresno, excelentemente presentados, justos de fuerzas y dejándose en distintos grados, a excepción del desclasado cuarto y el claudicante sexto. La plaza cubierta de Illescas registró alrededor de media entrada en los tendidos, y con la capota totalmente abierta.

Curro Díaz, de turquesa y oro: pinchazo y media ligeramente tendida (oreja); y pinchazo, media y dos descabellos (ovación).
Joselito Adame, de nazareno y oro: gran estocada en la suerte de recibir (dos orejas); y estocada contraria (dos orejas).
Fortes, de purísima y oro: bajonazo (oreja); y pinchazo, casi entera atravesada y descabello (oreja).



En cuadrillas, saludaron Jorge Fuentes en el primero, Cándido Ruiz en el cuarto, y Curro Robles y Fernando Sánchez en el quinto.

El diestro mexicano Joselito Adame ha logrado un triunfo redondo de cuatro orejas en el festejo celebrado hoy en Illescas (Toledo), en el que Fortes, que ha protagonizado el toreo más macizo y auténtico de la función, le ha acompañado también en la salida a hombros.

UNO HIPNOTIZA Y OTRO TOREA

Un corridón de toros de Valdefresno. Al menos por presencia, el sexteto que mandaron Nicolás y José Enrique Fraile a Illescas no se ven en muchas plazas de segunda.

Luego la corrida, con sus matices, sirvió también para el triunfal espectáculo que se vivió. La tarde se la llevó Joselito Adame, pero sólo en lo numérico, pues el toreo en su acepción más grandilocuente, llevó la firma de Fortes.

El primero de Adame fue el mejor de la corrida. El mexicano, variado con el percal, anduvo fácil en una labor comunicativa con los tendidos, que disfrutaron del toreo periférico y bullidor del azteca, sobre todo en los adornos y remates.

Un ramillete de naturales de frente y a pies juntos en el epílogo fue lo mejor de una labor coronada de un soberbio espadazo en la suerte de recibir. Las dos orejas cayeron a plomo.

Y más de lo mismo con el mansito y bonancible quinto. Pero otra vez la gente se lo pasó en grande con el carrusel de medios pases engarzados y otras triquiñuelas de Adame, que sabe cómo conectar con el respetable, aunque a su toreo le faltara ajuste, encaje y hondura. Una cosa es hipnotizar y otra es torear. Otra vez manejó con acierto la tizona y dos apéndices más para él.

De preciosa lámina, el primero de Fortes: Serio, hondo y con cuajo, pero sin exageraciones. Lástima que a tan buena fachada le acompañara una evidente escasez de fuerzas.

Con el "cartucho del pescao", y de rodillas, abrió el malagueño una labor de mucha seguridad, quietud y aplomo ante un astado que no descolgó y tendió a puntear los engaños. Aún así logró Fortes muletazos muy puros y muy templados por los dos pitones, haciendo los cites con mucha verdad y saliendo de las suertes también con tremenda torería.

Y como no anda tampoco cojo de valor, se desenvolvió como pez en el agua en un fin de obra entre los pitones, en el que no faltaron circulares y bernadinas de escalofrío. El feo bajonazo final ensombreció una faena que, precisamente por eso, fue premiada con una sola oreja.

El sexto no podía ni con su esqueleto. No se explica que el presidente lo mantuviera en el ruedo. Pero pudo más el temple y la buena cabeza de Fortes, que entendió a las mil maravillas lo que había que hacer con él para solventar nuevamente la papeleta con tremenda suficiencia. Falló a espadas pero, así y todo, logró otra oreja.

Abrió plaza un toro de tan buenas hechuras como reventado por delante, con los dos pitones totalmente desmochados, posiblemente por algún problema en los corrales. Renqueante de atrás, al "valdefresno", demasiado afligido, le costaba perseguir los engaños en el primer tramo de faena.

Pero el oficio y el temple de Curro Díaz obraron el milagro de hacerlo embestir por el derecho, por donde extrajo varias tandas estimables. Todo a base de despaciosidad, de no violentarlo y hacerlo ir hacia adelante a base de pulso y buena técnica. Cortó una oreja.

El cuarto no fue tan franco, un toro que embestía a oleadas y soltando la cara. La disposición de Curro Díaz fue encomiable, por encima de la desclasada y geniuda condición del astado. Perdió premio con los aceros.

Javier López - EFE
 



 






Ăšltimas Noticias

Profesionales del toro peregrinan al Rocio
El futuro taurino de la plaza de Medellín sigue pendiente de un hilo
Juan José Padilla se despide hoy de la Ciudad de México
La equiparación salarial de los 'terceros', a debate en la Asamblea General de UNPBE
Octavio Chacón: "El desafió ganadero fue el trampolin que marco mi temporada"
El debut de los toros gaditanos de “La Palmosilla”, novedad de los Sanfermines 2019.
El Puerto traslada sus actividades taurinas a la plaza de toros de Sanlucar de Barrameda
Roca Rey sale por la puerta grande en la Plaza México
Los taurinos jerezanos celebran su anual Fiesta de Convivencia
Perera homenajeado en Paris
El Cid, protagonista en la 'Tertulia Manolo Vázquez' del Aero e Sevilla
Tentadero benéfico de Daniel Luque en Bayona
Joselito Adame reaparece en la Corrida Guadalupana
Octavio Chacón el viernes en El Puerto
Diego Ventura recibe un homenaje en San Francisco ante más de 400 personas como reconocimiento a sus veinte años de alternativ



Subir