Noticias

Padilla, Talavante y Roca Rey, a hombros con mayoral de Jandilla en Santander

Padilla, Talavante y Roca Rey, a hombros con mayoral de Jandilla en Santander

28 Julio 2018

Santander. Cinco toros de Jandilla, mal presentados, sin cuajo ni remate. Inválido el chico primero; más escaso aún el tercero, sosote; mansote el cuarto; extraordinario el cuajado quinto; el sexto, de pocas carnes, también excelente para la muleta, y premiado con la vuelta al ruedo. Y uno de Vegahermosa, segundo, de pocas carnes, muy noble y con duración.



uan José Padilla, de caldero y oro: estocada (oreja); y media tendida y descabello (oreja).

Alejandro Talavante, de blanco y oro: dos pinchazos y estocada (ovación); y estocada atravesada (dos orejas tras aviso).

Roca Rey, de lila y oro: estocada caída (dos orejas tras aviso); y estocada fulminante (dos orejas con petición de rabo).

La plaza se llenó en tarde nublada.

Los diestros Juan José Padilla, Alejandro Talavante y el peruano Roca Rey salieron a hombros en la última de feria de Santander (norte de España), y con ellos el mayoral de Jandilla.

Padilla encadenó ovaciones. La primera fue el reconocimiento del público de Cuatro Caminos a una trayectoria de sangre, esfuerzo, sudor, lágrimas y victoria final. Sin solución de continuidad llegó la larga cambiada de rodillas y la suma de verónicas y chicuelinas.

Chico y bizco del izquierdo el de Jandilla. El primer par de banderillas quedó en los costillares. Bastó reunir en lo alto los otros dos, cuarteando y al violín, para poner a la gente en pie.

Perdió las manos el escaso animal, que tranqueaba a la media altura que le marcaba su matador, en series de cuatro y el de pecho. Hasta que se derrumbó en los medios. Dos veces. Lo mató perfecto. Atacó muy recto y la espada cayó en el mismo hoyo de las agujas. Concedida la oreja, la gente aún pedía la segunda.

Bajo, fino de cabos, de pocas carnes, sin expresión ni seriedad, pero de gran nobleza, el de Vegahermosa con el que estuvo Talavante cumbre desde el inicio.

Del milagro del temple nació un acoplamiento total. Ni un desajuste en el lento correr la mano. El entrar y salir de la cara del toro, natural y con torería. Tras las bernadinas finales, muy ceñidas, se fue a por la espada en el momento preciso. Pero pinchó.

El tercer "jandilla" fue muy chico. Roca Rey se lo pasó por las espinillas en el quite, rematado ligando con el capote a una mano. Se abría tanto que permitía esta y otras sutilezas. El volteretón tras hundir los pitones en la arena debió acusarlo. Tardeaba la arrancada, además.

Roca Rey lo empujó con mimo. Embrocando muy ceñido. Sin atacar a tumba abierta para que aquello durara. Hubo suavidad en el manejo de la tela y arrimón final. Circulares, desplante y puesta en escena. La estocada muy caída tiró sin puntilla. El palco no valoró la coloración del acero y otorgó una segunda oreja que no procedía.

Apretaba hacia los adentros el cuarto, mansote. Casi crucifica a Padilla contra las tablas tras el tercer par. Embistió mucho al natural y casi todo se dio por la mano diestra. El casi obligado final feliz, la oreja. La puerta grande.

"Malastripas" fue el único toro cuajado del encierro. Talavante ordenó darle casi nada en el caballo. Le tenía fe. O confianza, pues desde el inicio mostró su calidad excelsa. Que se prolongó en otro trasteo imperial. Sin fisuras. Santo y seña de la perfección del toreo contemporáneo.

Hasta las manoletinas finales tuvieron jerarquía en la versión talavantina. Una reivindicación por la vía del toreo de cante grande. Dos orejas merecidas con el suspense del bravo animal aferrándose a la vida tras el espadazo atravesado.

El público aún hacía la ola cuando Roca Rey desataba un nuevo ataque capotero con "Juzgador". Con el cuchillo entre los dientes frente a un sexto hecho cuesta abajo, de muy pocas carnes. De hechuras que no fallaron. Que se estiró en pos de los vuelos en una de naturales colosal, plena de quietud. De pasárselo por la barriga.

Lo mismo por la otra mano, ya con la pañosa rastrera, por los suelos. Con el toro a más. Hasta completar parábolas en los circulares y sacárselo por la espalda una y otra vez.

La espada arriba en esta ocasión tiró sin necesidad de puntilla. El palco concedió la vuelta al ruedo en el arrastre al de Jandilla, al que Roca desorejó para completar una tarde triunfal. EFE
 



 






Ăšltimas Noticias

Ferrera y Angelino a hombros en Tlaxcala
Se dispara la expectación por Diego Ventura en México
Novilleros admitidos en el Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo
Alberto García y Dávila Miura, nuevos apoderados de Rubén Pinar
San Fernando acoge el último tentadero práctico del Encuentro Provincial de Cádiz
Antequera acogerá la VI Capea Solidaria organizada por Jiménez Fortes
Juan José Padilla gana el Memorial Manolo Vázquez que concede el Real Club de Andalucía 'El Aero
Empresa Pagés y Maestranza entregan a la Macarena los beneficios del Festival del 12 de octubre
Perera y Cepeda finalizan su relación
Diego Ventura se reencuentra con Fantasma en la Plaza México
Los presidente de plazas de toros de Espaá y Francia se unen
Los Mano a mano de la Fundación Cajasol llegan a su 50 edición con Curro Romero y Carlos Herrera
Manizales tiene carteles
Villaluenga acoge el tercer tentadero de las Escuelas de Cádiz
Padilla a hombros en su despedida de Guadalajara (Méx)



Subir