Noticias

Roca Rey se lleva un forzoso y largo mano a mano con Ponce en San Sebastián

Roca Rey se lleva un forzoso y largo mano a mano con Ponce en San Sebastián

14 Agosto 2018

San Sebastián. Seis toros de Victoriano del Río, el 1º con el hierro de Toros de Cortés y el sexto como sobrero, al devolverse el segundo por partirse una pata en el tercio de varas. Salvo primero y cuarto, la corrida tuvo una muy voluminosa presencia, aunque de "agradables" cabezas. Entre el desigual, complejo y poco encastado conjunto, destacaron por su nobleza y clase los lidiados en cuarto y quinto lugares.



Enrique Ponce, de azul noche y oro: bajonazo y descabello (ovación tras petición de oreja y aviso); estocada caída trasera (ovación); metisaca, estocada delantera y descabello (oreja tras aviso).

Roca Rey, de lila y oro: estocada desprendida (oreja tras aviso); estocada contraria (dos orejas); media estocada tendida atravesada y descabello (ovación). Salió a hombros.

Entre las cuadrillas, templada brega de Joselito Rus con el quinto. Iván García, en el segundo, y Juan José Domínguez y Paquito Algaba, en el sexto, saludaron en banderillas.

El rey emérito Juan Carlos de Borbón asistió a la corrida desde un palco del callejón, acompañado por la infanta Elena.

Cuarto festejo de abono de la Semana Grande, con algo más de tres cuartos del aforo cubierto (unas 8.000 personas).

El diestro peruano Andrés Roca Rey, que cortó tres orejas y salió a hombros de la plaza, se impuso en el mano a mano que, durante casi tres horas, mantuvo hoy en San Sebastián con el veterano Enrique Ponce, y que vino forzado por la caída de cartel de Cayetano unas horas antes del paseíllo.

Y fue precisamente el lote que estaba destinado al torero ausente, que presentó parte médico una vez celebrado el sorteo de la corrida, el que propició los momentos más brillantes y destacados de la corrida, pues, jugados en cuarto y quinto lugares, ambos toros embistieron con bravura y nobleza a los engaños de los "duelistas".

El cuarto, precisamente el de más armónicas y finas hechuras del encierro de Victoriano del Río, mostró esa buena condición ya desde su salida al ruedo, acudiendo pronto y al galope, con una entrega absoluta.

Tras cuidarlo en los primeros tercios, Roca Rey le abrió la faena de muleta con un pase cambiado por la espalda con las dos rodillas en tierra, levantando gritos de angustia que prologaron una fuerte ovación una vez que el peruano remató la soberbia serie de derechazos que, sin levantarse de la arena, le cuajó a tan gran animal sin solución de continuidad.

El resto del trasteo ya tuvo menos nivel emocional, con ligazón, disposición y variedad por parte del torero, pero siempre la evidente calidad del toro destacaba por encima de unos muletazos a los que faltó mayor calidad y hondura para apurar la clase de un toro que puso tanto como el torero para el corte de esas dos orejas.

Otro apéndice le había cortado Roca antes al segundo de la tarde, un cinqueño con hechuras y comportamiento de toro viejo y al que él se empeñó en llevar la contraria queriéndole torear en los medios, justo donde más protestaba un animal que se lo ponía mucho más fácil hacia la querencia de tablas, donde, finalmente, el peruano remató con más holgura su azaroso trasteo.

La tarde, y el cara a cara, parecían írsele de vacío a Enrique Ponce al morir el tercero, un torancón al que no pudo ponerle más que voluntad pues el animal no hizo más que moverse desordenadamente y doliéndose al esfuerzo que le planteaba la muleta del valenciano, aunque ya antes había rematado con un feo bajonazo su desigual muleteo al manejable primero.

Pero fue ese quinto destinado en principio para Cayetano el que permitió que Ponce lograra lo que llevaba buscando no sin cierta ansiedad toda la tarde, esa oreja que no dejara en blanco su "marcador" en el mano a mano con el torero de moda.

Fue este otro toro grandón y de exagerada hondura, solo que también noble y apacible en su comportamiento para obedecer cada cite y cada trazo de los muchos pases que le pegó el veterano espada en una faena variada y vistosa, de mejor envoltorio en las formas que rotundidad en el fondo. Y premiada con esa solitaria oreja, a pesar de que tampoco la remató bien con los aceros.

Ya cuando el festejo rondaba las tres horas de duración, Roca Rey se fue a hombros de la plaza, aplaudido por el rey emérito Juan Carlos, pero sin poder redondear con un sexto toro que, rajado y huido a chiqueros, se negó a sumarse a la fiesta. EFE

 



 






Últimas Noticias

Curro Díaz e Íñigo Crespo, mano a mano de altura en Ciudad Real
El Juli, Joaquin y Lolita premiados en el Salón Internacional del Caballo de Sevilla
Javier Cortés y Julio Benítez, en la Feria venezolana de San Cristóbal
Curro Romero y Carlos Herrera, un mano a mano cumbre en la Fundación Cajas
Triunfa Andy Cartagena en Zacatecas
"El Toreo de Manili" charla coloquio en El Puerto
Nuevo éxito de Ventura en México
Garibay, a hombros en la Monumental de México
Padilla abre la puerta grande en su despedida de Acho
La peña gaditana El Albero de Conil a las puertas de su XXV aniversario
San Fernando acogio el último tentadero de las escuelas de Cádiz
El Club Taurino El Rabo celebró un coloquio sobrela ganadería de Torrealta
El Zapata sale a hombros en Irapuato, Armillita y Andy Cartagena, oreja
Sergio Flores se lleva el mano a mano en Tlaxcala
Román indulta a hombros con Toñete en Riobamba (Ecuador)



Subir