Noticias

Jesulín vuelve a lo grande en una tarde también triunfal para Padilla y Abellán

Jesulín vuelve a lo grande en una tarde también triunfal para Padilla y Abellán

19 Agosto 2018

Cuenca. Toros de Román Sorando, de armónicas y parejas hechuras, cómodos y, lo que es mejor, muy nobles y manejables en conjunto. El bruto y desclasado sexto, el único que desentonó



Jesús Janeiro «Jesulín de Ubrique», de azul rey y oro: estocada (dos orejas); y pinchazo hondo (aviso y ovación tras petición).

Juan José Padilla, de caldera y oro: estocada contraria (dos orejas); y pinchazo, casi entera tendida y tres descabellos (ovación).

Miguel Abellán, que sustituía a Cayetano, de ciruela y plata: estocada (dos orejas); y casi entera atravesada y dos descabellos (silencio).

En cuadrillas, el «tercero» de Jesulín, Tomás Loreto «Tomate de Jerez», clavó dos pares extraordinarios al primero y cuarto.

La plaza registró rozó el lleno en los tendidos.

Jesús Janeiro «Jesulín de Ubrique» saldó con dos orejas su triunfal reaparición de luces en Cuenca, una tarde en la que el público respondió y se lo pasó también en grande con las entregadas actuaciones de Juan José Padilla y Miguel Abellán, que también salieron a hombros.

Más allá de la trascendencia taurina, la tarde de este domingo en Cuenca tenía un cariz emotivo y, sobre todo, nostálgico. Volvía Jesulín de Ubrique, uno de los referentes del toreo de los 90, un ídolo de masas sobre el que giraban prácticamente todas las ferias, porque solo con su reclamo el éxito en la taquilla estaba asegurado.

La gente enloqueció con él, sobre todo el gran público; las televisiones andaban a la guerra para retransmitir cada corrida en la que estuviera anunciado. Y es que su accesibilidad para el aficionado, su desparpajo, simpatía e, incluso, inocencia cada vez que salía en cualquier programa hicieron de él un ser muy querido, muy admirado, pero también criticado por los más estrictos.

Porque Jesulín fue un torero muy técnico, de un extraordinario sentido el temple; pero antes, cuando aún era novillero, su estilo se mezclaba también con lo tremendista, pues lo mismo le daba por darle la espalda al toro en un desplante que se metía un pitón en la boca, alardes que despertaron halagos y críticas a partes iguales.
Sonada reaparición

La fama le catapultó a lo más alto, pero también le llegó a condenar, sobre todo en su vida privada, continuamente perseguida por los medios del corazón, agolpados también hoy en los aledaños del coso de Chicuelo II para dar notoriedad a una corrida que, más allá de esta sonada reaparición, traía también otros alicientes.

Porque llegaba también en Cuenca «el Pirata» Juan José Padilla, otro de los toreros más mediáticos de la actualidad, y otro viejo rockero como Miguel Abellán, encargado de sustituir a última hora al lesionado Cayetano.

La gente respondió. No se sabe si al reclamo de Jesulín, o no, porque cabe destacar que la de Cuenca es una feria que goza de muy buena salud.

El gran trabajo de Maximimo Pérez ha convertido este serial en unos de los puntales del mes de agosto, una plaza que suele llenar de media los tres cuartos del aforo. O más. Como el caso de hoy, que se cubrieron prácticamente las 8.300 localidades del coso conquense.

Jesulín firmó una actuación inmaculada y muy templada al nobilísimo toro que abrió plaza, al que toreó con mucha limpieza y seguridad por el derecho en una labor en la que sobresalió una serie de molinetes a cámara lenta. La buena estocada le granjeó las dos orejas.

Igual de pulcro y de sereno se mostró con el cuarto. Como si no hubieran pasado los años. Hubo muletazos muy buenos y muy cadenciosos sobre la diestra a otro toro manejable. Qué grata impresión dejó. Muy digno. Se le vio disfrutar, tanto que hasta sonó el aviso antes de montar la espada. Como si no quiera que aquello acabase. Lástima que los aceros le hicieran perder premio.

Padilla también salió triunfador con dos actuaciones de corte muy similar. Puro show. Tanto en el segundo como en el quinto no faltaron capotazos y banderillas de todo tipo, y dos faenas de muleta repletas de alardes y "efectos especiales" que entusiasmaron a unos tendidos entregadísimos con él. Paseó las dos orejas de su primero, mientras que el fallo a espadas le privó de tocar pelo en el otro.

Abellán también salió a por todas en su primero, un toro noble pero más medido de fuerzas que sus hermanos. El madrileño, muy variado con el percal, se vació en una faena plena de torería y en la que brilló sobre todo al natural. Buena estocada y dos orejas.

El sexto, atrancadito de atrás, le faltó clase y le sobró genio. Abellán volvió a mostrarse muy dispuesto para tratar de solventar la papeleta, no sin pasar algún que otro momento de apuro. EFE
 



 






Últimas Noticias

Triunfa Andy Cartagena en Zacatecas
"El Toreo de Manili" charla coloquio en El Puerto
Nuevo éxito de Ventura en México
Garibay, a hombros en la Monumental de México
Padilla abre la puerta grande en su despedida de Acho
La peña gaditana El Albero de Conil a las puertas de su XXV aniversario
San Fernando acogio el último tentadero de las escuelas de Cádiz
El Club Taurino El Rabo celebró un coloquio sobrela ganadería de Torrealta
El Zapata sale a hombros en Irapuato, Armillita y Andy Cartagena, oreja
Sergio Flores se lleva el mano a mano en Tlaxcala
Román indulta a hombros con Toñete en Riobamba (Ecuador)
Ferrera y Angelino a hombros en Tlaxcala
Se dispara la expectación por Diego Ventura en México
Novilleros admitidos en el Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo
Alberto García y Dávila Miura, nuevos apoderados de Rubén Pinar



Subir