Noticias

Padilla y Talavante se van del toreo por puertas distintas

Padilla y Talavante se van del toreo por puertas distintas

14 Octubre 2018

Zaragoza. Seis toros de Núñez del Cuvillo, desiguales de volúmenes y cuajo, aunque con una generalizada armonía de hechuras. Salvo, el rajadito primero y el noble y si raza sexto, los otros cuatro dieron un juego excelente, segundo y cuarto con gran clase y calidad, el tercero de más bravo temperamento. En conjunto, una excelente corrida de toros.



Juan José Padilla, de blanco y oro con remates negros: estocada contraria y seis descabellos (silencio tras aviso); estocada caída (dos orejas tras dos avisos). Salió a hombros por la Puerta Grande.

José María Manzanares, de azul noche y oro: estocada baja (oreja con petición de la segunda); pinchazo y estocada honda (oreja tras aviso).

Alejandro Talavante, de blanco y oro: pinchazo y estocada atravesada (oreja); estocada y cuatro descabellos (gran ovación tras aviso).

Entre las cuadrillas, destacaron los puyazos de Manuel Cid al tercero, los pares de banderillas de Juan José Trujillo y Daniel Duarte, que saludaron, y la brega de Valentín Luján.

Décimo y último festejo de abono de la Feria del Pilar, con cartel de "no hay billetes" en las taquillas (10.000 espectadores).

Los toreros Juan José Padilla, como estaba anunciado, y Alejandro Talavante, según se supo tras el festejo, se retiraron hoy del toreo saliendo de muy distinta forma de la plaza de Zaragoza: a hombros el jerezano, que cortó dos orejas, y a pie el extremeño, que solo paseó una pero cuajó el mejor toreo de la tarde.

Sucedió así que en el mismo momento en que Padilla enfilaba a hombros hacia la puerta grande, en loor de multitud y rodeado de compañeros, Alejandro Talavante salía a pie por el patio de cuadrillas, en silencio y acompañado únicamente con su cuadrilla, sabiendo que, sin marcarse una fecha posible de vuelta, este había sido su último paseíllo.

Porque Padilla, para cuyo adiós estaba preparada la tarde y el ambiente,aún toreará un puñado de corridas más en América, una vez que en esta última actuación en España ha recogido todo el cariño del público de una plaza donde hace justo siete años sufrió aquel dramático percance que, por su entereza al superarlo, le granjeó una tremenda popularidad.

De hecho, las mayores ovaciones se las llevó el veterano diestro de Jerez antes y después de enfrentarse a su lote: la que tuvo que saludar al terminar el paseíllo y las que se extendieron en la dilatada y sentimental vuelta al ruedo que dio tras matar al quinto y en la que finalmente le dieron antes de salir a hombros.

Fue entonces, en estas dos últimas, cuando ondearon los cachirulos y las banderas piratas y las de España, cuando se repartieron los abrazos en el callejón, las lágrimas y los gritos de "Illa-Illa, Padilla Maravilla", que llevaron al torero a besar agradecido la misma arena donde hace siete años estuvo a punto de perder la vida.

Menos eco y emoción tuvo, en cambio, lo sucedido con sus dos toros, un primero rajadito y bonancible que nunca le puso en el mínimo aprieto, y un cuarto de excelsa calidad en la embestida, con los que el de Jerez hizo lo que pudo, y no muy lucido, ni siquiera con las banderillas.

El suyo fue un voluntarista despliegue de oficio, animoso pero que levantó pocos clamores. Aunque, tras matar al cuarto a la primera, un público entregado y un presidente esta vez condescendiente quisieron premiarle con esas dos orejas que necesitaba para salir a hombros y terminar la fiesta de despedida a lo grande.

Talavante, en cambio, solo se llevó una de las cuatro que, de no fallar con los aceros, se merecieron sus dos excelentes faenas, las más redondas y macizas no solo de la tarde sino también de toda la feria del Pilar.

A su primero, que a su prontitud y a su repetidora bravura unió un exigente temperamento, el de Badajoz le cuajó varias series de intensos muletazos e inspirados remates con ambas manos, con un valor sin rigidez, con una suelta naturalidad dentro de su absoluta entrega. Pero un pinchazo dejó el premio en la mitad.

 

Solo él y nadie más, ni siquiera su cuadrilla, sabía que el sexto iba a ser, de momento, el último toro de su carrera. Y, es a posteriori, conociendo las circunstancias que rodearon la faena, como mejor se entiende su trasfondo, ya que Talavante pareció recrearse y paladear cada momento.

Todo lo que hizo al noble pero falto de raza ejemplar, desde los suaves lances de recibo hasta las manoletinas finales, enmarcando una larga sucesión de estatuarios, pedresinas, hondos derechazos, largos naturales, inspirados adornos y torerísimos remates, tuvo un compás reposado y melancólico, pues a cada pase que daba se iba cerrando una etapa profesional en la que lo consiguió casi todo.

Pero el estoconazo final no fue suficiente para que doblara el de Cuvillo, y cuatro golpes de descabello fueron el único motivo que propició que Padilla pudiera disfrutar el absoluto protagonismo de su última salida a hombros en España.

José María Manzanares también se fue con el de Jerez, solo que como miembro de un séquito triunfal que también integraron otros toreros de paisano, como Ortega Cano, Cristina Sánchez, Juan José Padilla, Antonio Ferrera... Y eso que el lote que correspondió en suerte al alicantino fue el más completo de la excelente corrida de Cuvillo.

Pero Manzanares, con un toreo limpio, pulcro, lineal y desapasionado, tanto con el excepcional y profundo segundo como con el noble y dócil quinto, solo llegó al nivel de rotundidad suficiente para cortar sendas orejas que, al no ser de un solo toro, también a él dejaron en tierra. EFE
 



 






Ăšltimas Noticias

Ferrera y Angelino a hombros en Tlaxcala
Se dispara la expectación por Diego Ventura en México
Novilleros admitidos en el Bolsín Taurino de Ciudad Rodrigo
Alberto García y Dávila Miura, nuevos apoderados de Rubén Pinar
San Fernando acoge el último tentadero práctico del Encuentro Provincial de Cádiz
Antequera acogerá la VI Capea Solidaria organizada por Jiménez Fortes
Juan José Padilla gana el Memorial Manolo Vázquez que concede el Real Club de Andalucía 'El Aero
Empresa Pagés y Maestranza entregan a la Macarena los beneficios del Festival del 12 de octubre
Perera y Cepeda finalizan su relación
Diego Ventura se reencuentra con Fantasma en la Plaza México
Los presidente de plazas de toros de Espaá y Francia se unen
Los Mano a mano de la Fundación Cajasol llegan a su 50 edición con Curro Romero y Carlos Herrera
Manizales tiene carteles
Villaluenga acoge el tercer tentadero de las Escuelas de Cádiz
Padilla a hombros en su despedida de Guadalajara (Méx)



Subir