Noticias

Competencia en el ruedo e incompetencia en el Palco Presidencial

Competencia en el ruedo e incompetencia en el Palco Presidencial

19 Julio 2021

 Dieciocho de julio del 2021, Plaza de Toros de Sanlúcar, con buena entrada, cumpliéndose las normas de aforo permitida en esta época de pandemia, se han lidiado seis erales de Fermín Bohórquez con buena presentación,

 Diego Vázquez (azul y oro): silencio y ovación con saludos,Gonzalo Capdevila (botella y oro “de la aguja”): dos orejas y dos vueltas tras fuerte petición, y “El Melli” (perla y oro): dos orejas y rabo y oreja.



 

De nuevo se vivió ayer un duelo de dos jóvenes promesas de la provincia en la “bomborera” sanluqueña. En esta ocasión, ya que en los espectáculos taurinos afortunadamente no existe el “VAR”, el triunfador por número de trofeos fue el sanluqueño “El Melli”, quien debe agradecer la benevolencia del Presidente del festejo que sin duda alguna tiró de paisanaje, y el perjudicado fue el portuense Capdevila, a quien incomprensiblemente le negó la oreja en su segundo novillo, pedida por unanimidad por el público asistente. Es penoso que una persona que ejerce el importante papel de Juez en una plaza de toros, incline la balanza hacia el paisanaje obviando la democrática decisión del público, ente que según el Reglamento Taurino, es quien concede por petición el primer trofeo. Pero para “más inri”, este señor perfectamente enchaquetado que estoicamente aguanto con dicho ropaje el calor veraniego, no aguantó la presión de la bronca que estaba recibiendo por su reprochable decisión,  y sacó el pañuelo blanco para que saliese el sexto de la tarde, antes de que el novillero iniciara las dos merecidas vueltas al ruedo con las que el respetable premió su actuación. Ya lo dijo en su día el gran “Chiquito de la Calzada”: “una mala tarde la tiene cualquiera”.

 

Tras la crítica entremos en la crónica:

 

-Diego Vázquez: la joven promesa de Hinojos (Huelva), se encontró con un primer enemigo de bruscas embestidas con el que no pudo lucirse con el capote. Capdevila realizó un quite por gaoneras.  El onubense tampoco se acoplo con la muleta, quedando descolocado en varias ocasiones ante la cara del novillo. El de Bohórquez tardó en doblar tras una estocada. Su labor fue silenciada.

 

A su segundo lo recibió por verónicas rematadas con una buena media. De nuevo Gonzalo entró en quites realizando uno por verónicas. Con la muleta no encontró el acople necesario, realizando una faena larga pero sin contenido. Necesitó de dos estocadas para acabar con el novillo. Recibió una ovación con saludos.

 

-Gonzalo Capdevila: recibió a su primero con cuatro faroles de rodillas, rematados con serpentina. “El Melli” entró en quite realizando uno por saltilleras, Gonzalo le replicó con uno por chicuelinas, haciendo que la plaza comenzara a hervir. Brindó a su maestro José Luis Galloso por motivo de su 50 cumpleaños de alternativa. Comenzó llevando por bajo al novillo y sacándolo al tercio. Una vez se hizo con las embestidas realizó una faena muy completa por ambos pitones, rematando las series con pases de pecho mirando al tendido.  Como colofón ejecutó una ceñidas manoletinas. Mató de estocada y cortó las dos orejas.

 

Al quinto de la tarde lo templó por verónicas. De nuevo hubo competencias en quites, “El Melli” por chicuelinas y Capdevila por tafalleras, rematadas con un farol de rodillas. El novillero poco a poco fue ahormando las brusquitas embestidas del murubeño. Tras dos desarmes encontró el acople por derechazos. También  fueron buenas las series con la izquierda, llevando al eral muy templado. A parte de saber torear con temple, este novillero tiene la virtud de entrar y salir con mucho garbo de la cara de los erales, y también conecta rápido con los tendidos. Tras una estocada llegó el bochornoso espectáculo presidencial descrito anteriormente. Fue premiado con dos merecidas y clamorosas vueltas al ruedo.

 

-“El Melli”: el sanluqueño de nuevo fue profeta en su tierra. Ya he comentado en varias ocasiones que los erales le vienen pequeños y debe dar el salto a novillero con picadores. A su primero lo lanceó por verónicas. Diego Vázquez realizó un quite por delantares. Tras brindar al maestro Emilio de Justo, comenzó la faena de muleta sacando al novillo al tercio. Sin duda alguna la clave de su faena fue el temple, logrando tandas de muletazos muy limpios por ambos pitones, y rematando con pases de pecho “de pitón a rabo”. Tras una estocada y descabello cortó un rabo.

 

Al sexto de la tarde lo recibió a portagayola, para después torearlo por verónicas. De nuevo demostró el buen manejo que tiene con la pañosa ante un buen novillo que era una “máquina de embestir”. Faena larga aprovechando las buenas virtudes del eral que se rebosaba en las embestidas. Tras media estocada y dos descabellos cortó una oreja. Os aseguro y “juro sobre el Cossío” que la petición de la misma no fue tan clamorosa como la de Capdevila en el novillo anterior.

 

Luis Ángel Iñigo.



 






Ăšltimas Noticias

Manzanares corta una oreja en la segunda de San Miguel
Roca Rey corta la primera oreja en el reencuentro con los toros en Sevilla
Ruiz Miguel y Galloso exaltaron la figura de Rafael Ortega
Reconocimiento a Enrique Molina y a Manuel Garcia de Quirós en El Puerto
IV del Encuentro Andaluz: Nueve orejas, un rabo, y una gran entrada en la última de Utrera
Alfonso Alonso y Yeray González, a hombros en Utrera tras cortar dos orejas cada uno
La plaza de toros de la Isla con cartel de toreros artistas en homenaje a Rafael Ortega
Juan Jesús Rodríguez, dos y rabo, a hombros con Carlos Fernández y Manuel Casado, dos apéndices cada uno en Utrera
Utrera acogerá el XXII Encuentro Andaluz de Escuelas Taurinas
Diego Bastos, “Triunfador” del XXVII Ciclo sin picadores del ‘Fomento de la Cultura Taurina de Andalucía’
Triunfo rotundo de Victor Barroso en El Puerto
Gonzalo Capdevila, `el más listo de la clase´
Almedinilla: Siete orejas y ‘Puerta Grande’ para Víctor Barroso en la ‘Gran Semifinal’ del XXVVI ciclo
Triunfo de Gonzalo Capdevila en Castellar
De Sal y Oro” recordará el XV Aniversario de la alternativa de Enrique Molina



Subir