Noticias

Seis silencios y aburrimiento a raudales

Fabio Castañeda

Seis silencios y aburrimiento a raudales

10 Septiembre 2011

Madrid. Un cuarto de plaza. Cinco novillos de Arauz de Robles y uno -el quinto- de Navalrosal, bien presentados, mansos, justos de fuerzas y desclasados, en general de poco juego.

Emilio Martín: pinchazo y media atravesada y tres descabellos (silencio tras aviso); y estocada (silencio).
Manuel Dias Gomes: cuatro pinchazo y casi entera caída (silencio tras aviso); y pinchazo y estocada (silencio).
Fabio Castañeda: estocada trasera y caída (silencio); y tres pinchazos, otro hondo y bajonazo (silencio).

 



CUANDO QUERER NO ES PODER Toda la vida se ha dicho que querer es poder. Pues bien, esta sentencia popular hoy no se cumplió en Las Ventas.

Cierto es que los novilleros pusieron mucha voluntad y ganas por agradar, pero ninguno de los tres llegó a nada, bien porque el ganado no funcionó, pero también porque ellos están muy verdes todavía. Por eso hoy en la novillada de Las Ventas se demostró que querer no es siempre poder.

Lo peor es que Emilio Martín lleva ya seis años toreando con caballos y se le notó muy poco placeado en su primera faena, pese a la voluntad que puso en todo momento.

El novillo tampoco fue lo que se dice propicio, todo sea dicho, incómodo por pegajoso y falto también de fuerzas, pero el novillero pacense estuvo atenazado y con muchas precauciones, por lo que apenas pudo resolver un par de pases aislados por el lado izquierdo.

Lo del cuarto fue el acabose. Novillo flojo y deslucido como todo el encierro con el que Martín no llegó ni a ponerse. Un breve trasteo sobre las piernas, un leve macheteo por la cara, y a por la espada. Así es muy difícil llegar a triunfar en esta profesión.

Dias Gomes sorprendió sobremanera por lo bien que maneja el capote. Bonitos lances a la verónica, de manos muy bajas y notable cadencia, en el recibo a su primero.

Pero en la muleta no pudo ser. Novillo sin clase y muy protestón, condicionado por sus pocas fuerzas, y que acabó también parándose al final. El portugués quiso pero no pudo hacer nada, porque además de la escasa condición del astado, a él también se le vio muy verde, toreando siempre despegadito y sin decir nada.

El quinto fue un manso sin parangón con el que Dias Gomes volvió a poner empeño en su quehacer pero sin llegar a nada del otro mundo, en una faena sin historia.

Castañeda también puso muchas ganas con su primero, al que banderilleó fácil aunque no siempre con acierto.

El joven venezolano formado en la Escuela de Madrid fue el que más oficio demostró por colocación, valor y sentido del temple, pero el novillo, flojo y sin recorrido, se encargó de que la faena no llegara a romper. Otro ejemplo más de que querer no siempre es poder.

Con el sexto subió el nivel en el segundo tercio, con un par "al violín" que gustó mucho en los tendidos. En la muleta volvió Castañeda a mostrar valor y muchas ganas, pero de nuevo la sosa y mansa condición de su antagonista condicionó un trasteo que no pasó de los detalles sueltos. EFE



 






Últimas Noticias

David Galván: “Ser figura del toreo es un objetivo muy a largo plazo, pero es una montaña que se forma granito a granito”
Tentadero benéfico en Sanlucar de Barrameda
El viernes 26 de abril, Jornada de Puertas Abiertas en la Plaza de Toros de Sevilla
Los novilleros Mariano Fernandez y Miguelito salieron a hombros.en Ubrique (Cádiz)
Exitosa novillada en Alcala de los Gazules
Robleño y Chacón saludan ovación en el Domingo de Ramos en Madrid
Un rotundo Ángel Téllez sale a hombros con Eugenio de Mora y Toñete
Seis de Victorino esta tarde en Las Ventas
Festival de orejas en Bocairent
Un indulto desmedido y rotundidad de David de Miranda en Palos de la Frontera
Resumen de los festejos celebrados hoy en España
Un gran Roca Rey sale a hombros junto a Manzanares en Cehegín
Aníbal Ruiz, Manuel Escribano y buena corrida de El Ventorrillo en Tomelloso
La Empresa Pagés invitó a 60 abonados a la ganadería de Soto de la Fuente
Morenito y Galván, tres orejas cada uno en El Burgo de Osma (Soria)



Subir