Noticias

Apoteosis de Padilla y magisterio de Ponce

Juan José Padilla

Apoteosis de Padilla y magisterio de Ponce

30 Junio 2012

León. Tres cuartos de plaza. Tradicional corrida de ocho toros en León. Segunda y última de la feria de San Juan. Cuatro toros de Zalduendo, primero, segundo, séptimo y octavo; tres de Jandilla, tercero, cuarto y sexto, y uno de Vegahermosa, quinto. Corrida bien presentada, noble y manejable.

Enrique Ponce, ovación tras aviso y oreja.
Juan José Padilla, dos orejas y oreja.
David Fandila, "El Fandi", oreja y ovación.
Cayetano, silencio y ovación.
 



APOTEOSIS DE PADILLA Y MAGISTERIO DE PONCE

Ponce, con facilidad pasmosa, inició la faena al primero de la tarde con equilibrio y temple. Ligando una faena con detalles y dibujo conculcó el señorío de torería y trazo que atesora. El toro tuvo muerte de bravo. El quinto tenía problemas y muchas dificultades. Toro difícil aunque apareciera otro espejo durante la lidia. Ponce lo toreó, lo domó en definitiva, y el resultado fue una obra gruesa cargada de oficio y responsabilidad.

Juan José Padilla recibió alegre con el capote y dentro de los cánones al segundo de la tarde, al que toreó a favor de la complacencia popular. Banderilleó con una espectacularidad postiza aunque, sin embargo, caló en los tendidos. Faena de efectismos, gaseada y ayuna de sensibilidad. Solo de escaparate, pero es cierto que se hizo con los tendidos.

Salió en el sexto a incendiar la plaza y lo logró. Entregado, generoso, y con una chispa de probada efectividad, se hizo con el público, quien se rindió a su peculiar evangelio taurino. Padilla salió de la plaza de León como el nuevo ídolo de la afición.

El Fandi sabe cómo revolucionar a los espectadores, sus tercios de banderillas están creando escuela. Mitad torero, mitad atleta, es en sí mismo una revolución. Salió a formar un lío gordo y lo armó. Labor para la galería con el tono esperado y peculiar del granadino. Apareció de nuevo en el séptimo espoleado por la actuación de Padilla. Y hasta, esa fue la sensación, llegó a encorajinarse. Muy en su línea, el Fandi cinceló una faena voluntariosa pero carente de eco.

Cayetano estuvo tibio frente al primero de su lote. No se entregó a él y ni tampoco el toro. Labor aseada y sin eco que se desarrolló sin pena ni gloria. Apareció con mejores sensaciones para enfrentarse con el último de la tarde, un toro que no le permitió hacer bien las cosas; no le dejó relajarse. En definitiva, pasajes aislados, justos de trazos, que desembocaron en un duelo sin escaparate. Cayetano debió empujar más.EFE



 






Últimas Noticias

Luis David Adame logra un trofeo y Roca Rey lo pierde con la espada
La entrega de Román, premiada con una oreja en Bogotá
"El Juli" sale a hombros en "mano a mano" ante Sergio Flores en Tlaxcala
Simón Casas y Ramón Valencia llegan a un acuerdo con José María Manzanares
El pliego de la plaza de El Puerto se debate en el pleno del 25 de enero
La Temporada taurina regresa a Bogotá con "El Juli", Bolívar, Ponce y Castella
El Festival Benéfico de Motril se da a conocer en FITUR
Enrique Ponce apoya en Bilbao la iniciativa para el monumento a Iván Fandiño
Tomás Campuzano y Rafael Cremades llenaron y gustaron en el Mano a Mano de Cajasol
La Escuela taurina Rafael Ortega en el Ateneo de Cádiz
Presentado el Festival Taurino de Vera
Los taurinos de Cádiz con los necesitados en Navidad
Ruiz Miguel se luce en La Peña El Albero de Conil
Ponce y El Juli triunfan a lo grande en Manizales
La Bravura del toro a examen en la Peña Museo “José Luís Galloso”



Subir