Noticias

Seis silencios en Valencia

Seis silencios en Valencia

21 Julio 2009

Valencia. 4ª de Feria de San Jaime. Un tercio de plaza.
Novillos de Los Chospes (1º) y cinco de María José Barral (6º bis) desiguales de presentación. Justos de raza

Dámaso González, silencio, silencio en el que mató por Carlos Durány silencio tras aviso.
Luis Miguel Casares, silencio, silencio y silencio tras aviso
Carlos Durán, resultó cogido en su primero.

Se desmonteró El Ruso tras parear al tercero.

Parte médico de Carlos Durán
: Fractura de colles del brazo derecho, pendiente de estudio radiológico. Pronóstico grave, traslado al hospital de La Fe.



FICHA DEL FESTEJO

TOROS:

Cinco novillos de María José Barral, el sexto como sobrero sustituto de uno de "Los Chospes", y uno más de esta misma ganadería que hizo primero. Novillada terciada y sospechosa de pitones. Blandos y descastados los dos primeros, los demás ofrecieron muchas posibilidades.

ESPADAS:

Dámaso González: estocada (silencio); y tres pinchazos y estocada (silencio tras un aviso).

Luis Miguel Casares: estocada trasera y un descabello (silencio); pinchazo y estocada (silencio); y estocada trasera y descabello (silencio tras un aviso).

Carlos Durán: lesionado antes de entrar a matar a su primero, que finalmente remató Dámaso González de estocada casi entera, trasera y tendida (ovación tras minoritaria petición de oreja).

INCIDENCIAS:

En cuadrillas, Juan José Rueda "El Ruso" se desmonteró tras parear al tercero.

En la enfermería fue atendido Carlos Durán de "fractura de colles del brazo derecho, de pronóstico grave aún pendiente de estudio radiológico, para lo que fue trasladado al Hospital de la Fe".

La plaza tuvo casi media entrada en tarde entoldada y calurosa.

 

CRÓNICA DEL FESTEJO

"Hijos del cuerpo"

Una novillada con más novillos que novilleros, hoy en Valencia, de la que se salvó Carlos Durán, que dejó patente las buenas maneras que atesora, aunque sin poder redondear tras caer lesionado; pues tanto Dámaso González como Luis Miguel Casares se perdieron por completo, sin aprovechar la oportunidad.

Hubo más novillos que novilleros, salvando a Carlos Durán, que no llegó a matar ninguno al resultar lesionado en las postrimerías de su primera faena. Precisamente Durán hizo lo único destacable de la función.

Los dos primeros espadas, hijos "del cuerpo". A Dámaso le viene "el veneno" por su padre, el gran Dámaso González, ya retirado como matador de toros y ahora en labores de ganadero, mientras que Casares ha vivido asimismo el ambiente taurino dada la actividad de su padre, Justo Benítez, que fue también torero de alternativa y en la actualidad forma parte del equipo empresarial que gestiona entre otras plazas esta de Valencia.

Es indudable que tanto uno como otro disfrutan de muchas oportunidades para torear, y de hecho se les nota muy placeados. Los dos tienen bien aprendido el oficio, pero les falta "alma" para interpretarlo. El caso de Durán es distinto, lo poco que tiene lo ha ido ganado paulatinamente con su propio esfuerzo.

Y, por dónde, Durán realizó lo mejor con diferencia. Un toreo templado, limpio y muy hilvanado, sobre todo por el pitón derecho.

La mala fortuna hizo que al ensayar un circular por detrás, al perderle la cara al novillo, se le arrancó de pronto, golpeándole de lleno en la mano derecha. Pasó a la enfermería con visibles muestras de dolor y de rabia, por el percance en sí y seguramente también por no seguir en el ruedo.

El primero de Dámaso "no sirvió". El hombre se limitó a marear la perdiz. Novillo parado, sin posibilidad de faena, y Dámaso entreteniéndose en cuatro pamplinas que no fueron a ninguna parte.

El quinto, en cambio, fue bueno, tuvo templanza, suaves embestidas, desplazándose como un carretón. Era como para torearlo de salón.

Pero Dámaso estuvo a tironazos con él.

Se nota que no ha progresado el joven Dámaso, hijo del gran Dámaso González que en su época fue rey del temple. Ha querido emularlo, seguir sus pasos, y seguramente que lo viene haciendo desde un planteamiento de sacrificio y entrega absolutos. Pero en el toreo, se ha dicho siempre, son muchos los llamados y pocos, muy pocos los elegidos. Ahora, por respeto al recuerdo de su padre, le toca tomar una decisión.

Casares, otro que tal baila, no dio un pase en condiciones al deslucido segundo, novillo flojo en extremo, que se defendió mucho, que unas veces se frenaba y otras se caía. Pero el cuarto tuvo transmisión, y Casares no se sintió con él en un trasteo largo y discontinuo. Algún muletazo aislado valió la pena, sin embargo el conjunto resultó de lo más anodino, incluido un sucedáneo de parón final.

El sexto bis tuvo sus exigencias. Había que hacerle las cosas bien, poniéndosela (la muleta) muy plana, y así terminaba yendo a los cites. Pero Casares no fue capaz. Mucho tiempo en la cara del toro sin resolver. Otro que tiene que meditar.

J.M. Núiñez - Agencia EFE



 






Ăšltimas Noticias

Emilio de Justo cae herido en Mont de Marsan el día de la muerte de su padre
Exitoso cierre ecuestre en Logroño, y triunfos de Ponce y Mora en Pozoblanco. Resumen de los festejos
Nueve orejas, dos rabos y un "no hay billetes" en Villamartín (Cádiz)
Exitosas presentaciones con caballos de Miguelito y Borja Collado en Algemesí
Puerta Grande para Ponce y David Mora en la primera de Pozoblanco (Córdoba)
Pablo Hermoso marca la diferencia en el triunfo compartido con Lea en Logroño
Hoyo de la Gitana por Palha este domingo en Las Ventas
Festejos taurinos para el fin de semana
Rotundo Isiegas, cornada a Carmona y tres avisos para Martínez en Azuqueca
Oreja para Lea Vicens y Guillermo Hermoso en cierre de la Feria de Salamanca
El Juli y Urdiales cortan sendas orejas de distinto peso en Logroño
Contra la cultura no se puede votar
Toros de Garcigrande, José Vázquez y Zalduendo esta tarde en Logroño
Triunfo de Juan José Padilla en su despedida de Lisboa 21 septiembre
Gran éxito de públicon en el XIX Certamen "Alfarero de Oro" de novilladas en Villaseca de la Sagra



Subir