Noticias

La única oreja para Israel Tellez

Israel Tellez

La única oreja para Israel Tellez

24 Abril 2011

Arles (Francia). Festejo matinal. . Casi un tercio de entrada.Toros de Scamadre bien presentdos y de juego desigual, el sexto del mismo hierro como sobrero.

Luis Vilches, saludos tras aviso y silencio.
Israel Tellez, silencio y oreja tras aviso.
Marco Leal, silencio y vuelta tras petición.

Parte facultativo: Marco Leal fue atendido de una cornada interna de diez centímetros en la rodilla derecha, sufrida en el momento de entrar a matar al sexto.



Arles. 4ª de la feria de Pascua. Matinal. Nubes y claros. 3.000 personas

Seis toros de Scamandre (Olivier Riboulet). El sexto, jugado de sobrero. Corrida cinqueña, algo embastecida, con el pelo del invierno. Fueron muy nobles todos y todos tuvieron fijeza. Pero los seis salieron tardos y antes o después se aplomaron. Aplaudidos de salida y en arrastre cuatro de los seis.

Luis Vilches, de vede manzana y oro, saludos tras aviso y silencio tras aviso. Israel Téllez, de malva y oro, silencio y oreja tras un aviso. Marco Leal, de carmesí y oro, silencio y vuelta.

Dos horas y media duró la corrida matinal del domingo de Pascua. Nunca se sabrá por qué. Luis Vilches toreó con verdadera categoría –temple, gusto, asiento, pureza- pero se pasó de faena en los dos turnos. Con los dos toros más nobles, pero no más prontos de la corrida cinqueña de lisardos de Olivier Riboulet. Del hierro francés de Scamandre: sangres –vacas y sementales- de Valdefresno. Cuajo, rizos, seriedad, nobleza. Brava en el caballo, pero corrida aplomada y, por tanto, de toros tardos. No culpéis al toro que tarda: el tiempo se fue y despilfarró en gratuitas ceremonias de parsimonia.

Vilches estuvo a gusto y gastó su tiempo por eso: porque le apetecía estar delante del toro. El lunes de Pascua está anunciado en Sevilla con la del Conde de la Maza. Había que ponerse por y para eso. Prepararse, hacer provisión. Es buen torero Vilches: da gusto verlo predicar en la casuística clásica del toreo de Sevilla. Los engaños pequeños y planchados, los enganches sutiles, el viaje mecido y acompasado, el remate tan delicado de muletazo, la ligazón sin pajareo, la suavidad. Para un ganadero es un torero perfecto: sabe ponerse y estarse, no pega latigazos, no pone trampas a los toros. Les pega muchas voces, demasiados gritos.

Los dos toros más nobles de la corrida de Riboulet cayeron en sus manos y ésa fue la suerte de los toros, que, mecidos, duraron y resistieron. Con embestidas al paso primero; más francas después. A la corrida, rizada, con ese rudo disfraz y con la pelliza badanuda de los atanasios, le faltó motor. Los ganaderos, sin embargo, cubren etapas. Y este Riboulet de Scamadre ha logrado, de momento, dos cosas: fijeza y nobleza. El toro que mejor apuntó de partida, el sexto, metió la mano en un hoyo y se lesionó. Es el cuarto que se rompe en el piso del anfiteatro en lo que va de feria. Mal regado, sequísimo y duro el suelo.

Parte del polvo lo levantaron los toros en sus ataques. Parte, los toreros. Pero no Luis Vilches, que sabe posarse sin ruido como los pájaros cantores sobre las ramas de los álamos o los cedros. La cara alta el primero de los escamandres –atanasios de Saint Gilles en la Provenza- y demasiado despaciosa la embestida del cuarto, que apenas empujó. Un gusto ver al torero de Utrera tan a compás. No es fácil torear así de bien. Diez años de alternativa acaba de cumplir Vilches, que un día toreó perfecto un toro de Victorino en Sevilla, pero no lo mató, y un verano de nocturnas en la plaza de Madrid demostró que el temple es, en él, don natural.

El penúltimo matador de la dinastía de los Leal –almerienses transterrados a Arles después de la Guerra de España, la del 36- se llama Marco, tomó la alternativa aquí mismo hace un año. Y desde entonces. Traza y estampa de atleta germano, no el aura agitanada de los Leal de pura sangre sin mezcla. Torero esforzado, voluntarioso, tesonero. Pero él se llevó casi una hora de esas dos y media de festejo que de pronto reventaba en las sienes como el sol que se fue sembrando en las sienes y el sombrero de paja de Van Gohg, que hace un siglo pintó de Arles la luz y los cielos del día y de la noche sin dejarse cegar por ellos. Banderillero atleta, lidiador enviciado con capotazos injustificables, muletero tosco. Valiente con un sobrero playero nobilísimo. Pero no parece que vaya a prosperar. Lo quiere su gente. Lo jalearon.

El primero del lote del mexicano Israel Téllez, que tanto sorprendió el pasado septiembre en la segunda de las dos ferias de Arles, la de Arroz, que es la suculenta, se rompió una mano y sólo cupo despenarlo. El quinto derribó pero se paró. Téllez se emperró en torearlo a toques y al hilo del pitón, y en faena redundantísima –un aviso antes de montar la espada´, y la estrategia no fue la indicada. Con la mano izquierda sacó muletazos muy bien dibujados. Las dos estocadas –la del toro manirroto y la del toro de los cien y pico toques- fueron muy de verdad.

Colpisa-Barquerito



 






Últimas Noticias

Gullermo Hermoso de Mendoza sale por la Puerta del Príncipe en la de rejones
Curro Díaz, David Galván y Ginés Marín hacen honor al maestro Rafael Ortega
Perera y Roca Rey cortan una oreja cada uno en la séptima de abono
Juan Ortega vuelve a bordar el toreo con el capote y corta una oreja en el mano a mano
Encuentro entre Gines Marín y la afición de Jerez
Emilio de Justo corta dos orejas y roza la Puerta del Príncipe en el mano a mano
Daniel Luque da una vuelta al ruedo en la cuarta
Manuel Perera corta dos orejas y sale a hombros
Manzanares corta una oreja en la segunda de San Miguel
Roca Rey corta la primera oreja en el reencuentro con los toros en Sevilla
Ruiz Miguel y Galloso exaltaron la figura de Rafael Ortega
Reconocimiento a Enrique Molina y a Manuel Garcia de Quirós en El Puerto
IV del Encuentro Andaluz: Nueve orejas, un rabo, y una gran entrada en la última de Utrera
Alfonso Alonso y Yeray González, a hombros en Utrera tras cortar dos orejas cada uno
La plaza de toros de la Isla con cartel de toreros artistas en homenaje a Rafael Ortega



Subir